Bienvenidos
Buscar:
ALEJANDRO CANO/ESPECIAL PARA LA PRENSA
Julie Tamayo prepara los deliciosos tacos de cochinita pibil, platillo tradicional de Yucatan.

El sueño de tener un restaurante de comida yucateca empieza en un patio de Rialto

| Imprime | Envía
ESPECIAL PARA LA PRENSA

Desde hace tres años, el matrimonio Tamayo, residentes de Rialto, han satisfecho el paladar de los comensales más exigentes con sus platillos típicos del estado de Yucatán, México, servidos durante los fines de semana en una “lonchería” improvisada en el patio de su hogar.

Con cada taco de cochinita pibil, con cada plato de relleno negro, y con cada panucho y salbut servidos debidamente con su salsa picante, el matrimonio Tamayo se acerca más a su meta de algún día abrir su propio restaurante.

“Ese es el objetivo, tener nuestro propio negocio, un lugar cómodo, bonito y seguro donde los amantes a la buena comida puedan deleitarse”, comentó Rubén Tamayo, de 46 años de edad. “No es fácil lograr las metas pero con trabajo constante y empeño todo se puede”.
Tamayo emigró a los Estados Unidos a los 17 años de edad junto con su ahora esposa Juliana Tamayo, de 45 años de edad. El matrimonio Tamayo es originario de Peto, un pueblo conocido en el estado de Yucatán, México. Fue ahí en donde el matrimonio aprendió el arte de cocinar y servir los tradicionales platillos yucatecos, un estilo de comida reconocido a nivel mundial.

“Con la gracia de Dios pronto tendremos nuestro propio negocio”, aseveró Tamayo.

Mientras el matrimonio trabaja duro para cumplir sus metas, la comunidad le demuestra el apoyo, congregándose cada fin de semana para degustar la rica comida yucateca en un ambiente familiar.
El matrimonio es prueba clara de que el inmigrante aporta de manera positiva a la economía local, estatal y federal. Contrario a lo que la presente administración argumenta que el inmigrante le causa problemas económicos al país, un estudio reveló que a la larga los inmigrantes generan ingresos significativos.

El estudio elaborado por economistas y demógrafos, reveló que durante 1994 a 2013, los inmigrantes le costaron al país 388 mil millones de dólares. Sin embargo, en un periodo de 75 años, cada inmigrante genera al país 259,000 dólares, lo que hace suponer que a la larga el beneficio es considerable.

El año pasado, un investigador de la Administración del Seguro Social reveló que aproximadamente 1.8 millones de inmigrantes estaban trabajando con tarjetas fraudulentas o robadas en el 2010 y que para el 2040 ese número podría aumentar a 3.4 millones. El número actual de esas tarjetas generan alrededor de 13 mil millones de dólares anualmente al sistema del seguro social; sin embargo el inmigrante solo recupera mil millones de dólares en beneficios.

Adicionalmente, datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso argumentan que una reforma migratoria podría reducir el déficit presupuestal en 850 mil millones de dólares en un periodo de 20 años y aumentar el GDP en 700 mil millones de dólares en una década y 1.4 billones de dólares en 20 años.

Además, una reforma migratoria, la cual beneficiaria a más de 11 millones de inmigrantes, incluyendo al matrimonio Tamayo, podría añadir 300 mil millones de dólares al sistema del seguro social en un periodo de 10 años.

“Nosotros no somos criminales, nosotros tenemos familias, las mantenemos trabajando, madrugando, sudando la gota gorda. Y primero Dios tendremos nuestro propio restaurant”, dijo Tamayo.


Ver archivos de 'Portada' »
 


Ofertas
Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18